Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº17
 
  TAPA - INICIO
  RETIRACIÓN DE TAPA
  EDITORIAL
  POESÍA ARGENTINA
  Luis Benitez
  Ana Russo
  Reynaldo Uribe
  Héctor Berenguer
  Cesar Bisso
  Roberto Malatesta
  José María Pallaoro
  Rodolfo Privitera
  Claudio Rabec
  Gustavo Caso Rosendi
  Gabriela Bruch
  REPORTAJE - HIPERMEDIA
  POESÍA INTERNACIONAL
  Teresia Teaiwa
  Ana Rosa Bustamante
  Milagro Haack
  Pablo Martínez Antúnez
  Alvaro Mata Guillé
  ENSAYOS
  L E L A I D E B I S C L A V R E T Y WOLFSBOHNE: La licantropía en la lírica. Entre la teología política y el devenir animal.
  JOSÉ ÁNGEL VALENTE Y EL ACTO DE ESCRIBIR
  POESÍA BILINGÜE
  Marta Roldán
  Stéphane Chaumet
  Jordi Enjuanes-Mas
  Paolo Ruffilli
  Seymour Mayne
  HOMENAJE
  BIBLIOGRÁFICAS
  Capital de nada
  Reflejos Sonetos de una palabra
  La palabra que nombra.
  Los elegidos
  Memorar
  Encaje
  Estación de animales buenos
  Un taxi a Bucarest
  De los laberintos se sale por arriba
  Desde el hastío
  Otra vez labranza
  Manual del agua
  Breve antología poética
  Enlaces recomendados
  Libro de visitantes
  Contacto
Otra vez labranza

 

OTRA VEZ LABRANZA. MERCEDES YAFAR. Papeles de Boulevard 2007.   


Cómo no escribir la paradoja / del olvido en la memoria”
diciendo esto la poeta nos remite inmediatamente a una relación de roce en la que dos fuertes energías se superponen y se niegan. El olvido supone ausencia de memoria, la memoria supone presencia del recuerdo donde no cabe el olvido y es entre estos dos espacios que se escribe este texto. Por ello luego M.Y. agrega “La memoria inventa / en impreciso tiempo / la imposible duplicación / del asombro / alabea rebote / la prensión / al tránsito de mesetas”. El recuerdo no es de fácil fluencia, a veces hay una intuición y lo demás es invención, la memoria va viciándose de ficción pero a su vez se flexiona en el rebote entre la acción de memorar y la imaginación o la ilusión. Prensil el hombre necesita soporte y trata de obtener una duplicación y tal vez lo logre pero este estará desnudo de asombro. Dice la poeta “goteo de una válvula aniquilando el resto” a veces recordar esentregarse a un mínima porción de un antes que se convoca y se destila en el poema a pesar del tiempo.   La memoria auditiva es fuerte, exige un permanente nombrar, la imagen tiene la dinámica de los sonidos pero también de las encrucijadas, así por momentos “el oído trae la llovizna de su siseo” ese oído vuelve a oír algo que le es nutricio, valioso pero suave por lejano, y digo suave y no débil porque luego muta en ardoroso zumbido que trae monocordes imágenes. Mercedes Yafar traza líneas, alabea y busca estrellas en el olor de las alcantarillas con un astrolabio que es astro y es labio que nombra otro cielo y que ve en la hondura de un jarrón como en las alcantarillas lo que se ha consumido.   En el capítulo “Arbotante” que como se sabe es un arco que pertenece a la arquitectura gótica por lo tanto comienza diciendo “De techo a techo / los pájaros gruñen/ breve   medieval (…)allá los arcos / las hablillas    los faroles. / El puente sobre el río. De techo a techo como decir de pasado remoto a presente, en un extremo del arbotante: la narrativa breve medieval, las hablillas, el rumoreo; del otro lado el silencio y una memoria que trata de cruzar los tiempos. La autora trabaja las palabras en una sonoridad permanente en todo el cuerpo de la obra, la voz hace su actividad, acontece en el texto de sensación en sensación, de sonido en sonido, pero no solamente es la memoria auditiva sino lo audible del texto. En Del Amor también está la imagen de un abrazo profundo, sin premura, el abrazo a esas las ideas del saber de Eros cuando Fedro invita a Sócrtes a escuchar el discurso de Lisias. Yafar pone en juego una lejanía cercana, la vigorosa presencia del amor y de la muerte “un abrazo a cuerpo entero” que todo incluye.  El lenguaje como materia como trabajo de cavidad por el que la palabra no puede con todo    y es labranza la intercalación y la superposición. La acción lenguaje necesita “El reptar de larvas /en charcos y volcanes/ de aguas al caer / en palabra que se pierde (…) No es dable a precisar la alborada la frágil / vuelta en órbita de estrellas / la irrupción intempestiva / de una frenada / que raje el vaho” proponiendo una instancia profundamente reveladora y renovadora. El último capítulo “Labranza” comienza con un breve poema dedicado a Paul Celan “Se aproxima tu mano al portal/ que toca en el sentir /el sentido que se pierde (…) Bebe de mi boca” Un poema de una condensación tan despojada pero que no impide el deseo de escuchar las voces del poeta traído, aproximado, amado. Beberse en la pérdida del sentido acto de libación de la palabra.     Labrar es cultivar, sembrar, abrir surcos, delinear una vida, gestar la obra. En el remate de este libro la memoria vuelve a una intimidad en la que un tiempo personal acarrea la identidad de una niña que jugando interpone “chispas de saltos y danzas circulares “ al tiempo que   entiende   -ahora-   sobre palabras perdidas y   sílabas alteradas como si un  “ trompo en ritornello…”  fuera el recurso   que puso en juego su memoria para indagar en una realidad distante y propia, una conmoción sea “salto o percusión” le da los fragmentos para hacer de la lejaníauna bienvenida. Un “trepanar la tierra que se hunde / por florestas y rincones” le da una alegría que justifica el oficio, ese que una vez descubiertas las fronteras, le hace buscar lianas y vetas que la conduzcan a otro surco de evocación. 


AR.
 
 
AUSPICIANTE  
  GRUPO OPTICO TECNOVISIÓN

Mendoza 6325 - TE 0341 459 0261

ROSARIO - SANTA FE - ARGENTINA
 
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 2 visitantes (53 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=