Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº17
 
  TAPA - INICIO
  RETIRACIÓN DE TAPA
  EDITORIAL
  POESÍA ARGENTINA
  Luis Benitez
  Ana Russo
  Reynaldo Uribe
  Héctor Berenguer
  Cesar Bisso
  Roberto Malatesta
  José María Pallaoro
  Rodolfo Privitera
  Claudio Rabec
  Gustavo Caso Rosendi
  Gabriela Bruch
  REPORTAJE - HIPERMEDIA
  POESÍA INTERNACIONAL
  Teresia Teaiwa
  Ana Rosa Bustamante
  Milagro Haack
  Pablo Martínez Antúnez
  Alvaro Mata Guillé
  ENSAYOS
  L E L A I D E B I S C L A V R E T Y WOLFSBOHNE: La licantropía en la lírica. Entre la teología política y el devenir animal.
  JOSÉ ÁNGEL VALENTE Y EL ACTO DE ESCRIBIR
  POESÍA BILINGÜE
  Marta Roldán
  Stéphane Chaumet
  Jordi Enjuanes-Mas
  Paolo Ruffilli
  Seymour Mayne
  HOMENAJE
  BIBLIOGRÁFICAS
  Capital de nada
  Reflejos Sonetos de una palabra
  La palabra que nombra.
  Los elegidos
  Memorar
  Encaje
  Estación de animales buenos
  Un taxi a Bucarest
  De los laberintos se sale por arriba
  Desde el hastío
  Otra vez labranza
  Manual del agua
  Breve antología poética
  Enlaces recomendados
  Libro de visitantes
  Contacto
Los elegidos

 

 

LOS ELEGIDOS, de Reynaldo Uribe. 
Ediciones Juglaría. Rosario. 2007.



Comentario 1
 
 
Con un decir suave pero preciso, Reynaldo Uribe nos transporta a una meditación lírica que tiene como evocación el relato de Jorge Luis Borges: “Las ruinas circulares”. En este relato borgesiano, un mago, mediante un proceso de onirogénesis, engendra una criatura perfecta. Este producto de sueños acumulados durante años tiene la particularidad de ser inexpugnable a las llamas, porque el fuego no puede destruir los sueños. El progenitor guarda este secreto para no perturbar la normal imagen humana del joven. El relato concluye cuando el mago descubre desconsoladamente que él mismo es producto del sueño de otro. Esa condición de “ser soñado” parece quitarle identidad, reducirlo a la condición fantasmal de un simulacro.
 
Como sujetos racionales aspiramos al libre albedrío frente a toda determinación y sobre todo la de ser concebidos de acuerdo con el sueño de otro. Encontramos en esa independencia una optimización de nuestro arbitrio individual para poner límites, trazar bordes, argumentar razones, diseñar proporciones que, aunque nos marchiten, nos tranquilicen.
 
Admitimos que toda la existencia es un deambular por el producto de sueños ajenos -sueños urbanísticos, económicos, filosóficos, ideológicos- que conforman nuestro entorno. Pero la idea de que somos engendrados por el sueño de un demiurgo o de una utopía (que es un sueño hacia el futuro) perturba al mago del cuento de Borges y a cualquiera cuyo norte es la normalidad a ultranza.
 
 La idea que suscita Uribe es totalmente distinta: sólo los elegidos son producto de los sueños. Son privilegiados e invulnerables al riesgo de la destrucción más impiadosa -la del fuego- porque éste es impotente para mellar los sueños.
 
En Los elegidos, después de una sesuda auto presentación, comienza la serie lírica con un homenaje “Resistencia” (1976-1983) dedicado a los que fueron engendrados por una utopía y “murieron sin poder escribir su último poema”. Lo continúa “Vulneración del misterio” donde hilvana en diecinueve poemas breves los eslabones genéticos de un posible “hombre nuevo”, sueño antiquísimo cuyo resultado no difiere del hombre antiguo, temeroso en un mundo ganado por el cansancio cuyos recorridos constituyen un abanico de caminos sin señales. Lo sigue “Los elegidos”, un largo poema que mimetiza un andar dudoso hacia un espejismo, un horizonte, con “brújulas cansadas”, con ausencia de elegidos, solo veladuras de muertos y se cierra con la consigna de “construir laberintos y recorrerlos”. Se arriba de esta manera al tramo final, titulado “Las ruinas circulares”, donde el dinamismo del sueño se intensifica con la convicción de que “es posible soñar otro hombre si otros hombres acompañan el sueño”.
 
Normal o elegido, todos podemos participar de ese estado de invulnerabilidad en la medida en que nos dejemos embargar por el misterio de los sueños. Ellos nos desembarazan de la corteza de la razón lógica y al volvernos más inocentes recuperamos libertad, facilidad para la sonrisa, somos proclives a la magia del juego, nos tornamos temerarios para las aventuras estéticas, rápidos para percibir la injusticia. El problema es si aceptamos iniciarnos o no en la zona misteriosa de los sueños, aunque en una zona o en otra, la muerte (Ella) espera al final del hilo de Ariadna en el laberinto existencial que tomemos como señal.
 
 La frase de Uribe siempre es grácil aunque rotunda, sugerente pero hermética, supongo preñada de claves personales o generacionales pero con deseos de un diálogo franco y abierto con todos los lectores. “Los elegidos” es un poemario cuya unidad proviene de la relación semántica entre los que lucharon como si fuesen engendrados por un sueño y el hombre de “Las ruinas circulares” de Borges. Quizás esta reducción sea responsabilidad de mi vocación interpretativa que no desconoce la vibración sutil de las imágenes, ni la configuración de estas cuidadas páginas donde hasta la forma de los poemas varía -las líneas de los versos se desplazan o encolumnan suavemente- de acuerdo con los vaivenes del sueño.

Inés Santa Cruz



Comentario 2


“Los elegidos”, de Reynaldo Uribe. Ediciones Juglaría, Rosario 2007.
 
 
Él elige la materia con la que trabaja, observa, prueba, descarta, selecciona. Este proceso de composición se establece a partir de una fuerza ordenadora. La primera parte de este nuevo libro es Resistencia, su tercera reedición, las anteriores datan de 1983 y 1986. Ahora reaparece formando parte de un texto mayor subdividido en cuatro partes: Resistencia, Vulneración del misterio, Los elegidos, Ruinas circulares.
El gesto y el acto poético raramente se corresponden; pero en Resistencia pareciera ser que sí, hay dos fechas 1976-1983; ningún lector puede desconocer esa etapa de la vida constitucional de nuestro país y cabe preguntarse cómo se escribía y difundía durante la represión; sostener la interrogación, no reseñar ni etiquetar modos de producción poética que hoy ya forman parte de la historia de la literatura. Sí cabe señalar que algunos de los poemas de Resistencia tuvieron una circulación por fuera del formato libro; a comienzos de los 80 aparecieron pintadas callejeras con textos de Felipe Aldana, Paco Urondo y Reynaldo Uribe, entre otros, firmadas por “El poeta manco”.
El lector de poesía intuye con cierta rapidez cuándo se enfrenta a una obra como totalidad o a la yuxtaposición de los poemarios que la conforman. En Los elegidos, Reynaldo Uribe, recupera y afianza el tono de sus mejores poemas.
Poesía breve, nominal a veces epigramática: “Cuando todo estuvo creado, / el hombre / se permitió ser niño.”
 Lo nombrado regresa y en esa reiteración pueden leerse paradójicamente la crítica a los modelos de la globalización; pero también el fracaso de la propia resistencia; no hay regreso a un mundo primigenio. “Alguien quiere”, el lugar de este sujeto indefinido es el de la mirada ubicua del poder que permite diferentes combinatorias: “que en límites / negros y lejanos / encontremos nuestras huellas” o “que el amor / sea una rata / que camine / por las entrañas.” a veces se sustituye por quién: “quién podrá / quién / será capaz / de sepultar / la memoria”.
¿Quién elige a los elegidos, el autor en su antología o Ella?
El oxímoron permite otorgar una nueva significación a los opuestos: “Ella vaga / enamorada de la vida”; pero ella es la muerte.
En el prólogo, quien firma como Autor dice lo siguiente: “Morir de muerte natural o conspirando”, posiblemente sea ese el desafío. Ella buscará a “los elegidos…”
Y el autor, Reynaldo Uribe, desafiará a sus lectores.
 
                                                                                                             Victoria Lovell
AUSPICIANTE  
  GRUPO OPTICO TECNOVISIÓN

Mendoza 6325 - TE 0341 459 0261

ROSARIO - SANTA FE - ARGENTINA
 
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 2 visitantes (30 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=